Spider-Man: Into the Spider-Verse y nuestro propio ideal [Análisis]

Atención, si no has visto la película te recomiendo que lo hagas ahora. Este análisis contiene spoilers que pueden mermar o estropear tu experiencia.

Al ver que iban a sacar otra película de Spider-Man, aunque esta fuese animada, mi primera reacción fue de escepticismo. Marvel y su plan para llevar todas sus sagas de forma masiva a la gran pantalla no ha traído en muchas ocasiones películas sobresalientes ni originales. Apuesta por productos puramente de entretenimiento que siguen un modelo similar para la mayoría de los héroes de su universo, con algunas excepciones que son notables.

Spider-Man también ha sufrido este problema y no ha aportado nada nuevo con sus últimas entregas, ni a su propio mundo ni al género de superhéroes. Pero al ver que esta en particular estaría producida por Sony Pictures Entertainment y no por Marvel, mi interés y curiosidad de repente volvieron.

La cuestión del héroe como alguien que tiene la responsabilidad de usar el poder que se le ha concedido para el bien, y como nuestras acciones pueden afectar también a nuestro seres queridos son ideas muy frecuentes en el género.

Pero la idea que define a Spider-Man, es que cualquiera puede ser Spider-Man, situando normalmente al superhéroe como un álter ego del proceso interno por el que pasa el protagonista. Una especie de viaje para encontrar lo que nos hace únicos, y así poder desatar nuestro potencial para hacer el bien en el mundo. Llevar a cabo esta idea de forma sobresaliente y fresca es lo difícil.

“Lo que te hace diferente, es lo que te hace ser Spider-Man” – Stan Lee

Siempre aparecen obras que marcan un antes y después, ya sea para el medio o un género cinematográfico en concreto. Se replantean las bases de lo que define a un tipo de película, y de lo que se puede llegar a hacer. Sucedió con El Señor de los Anillos y el género de fantasia, o El Caballero Oscuro de Nolan y su enfoque de un superhéroe realista.

Spider-Man: Into the Spider-Verse supone lo mismo para el género. Muestra como se puede llevar de forma brillante el mundo del cómic a la gran pantalla. Y lo hace con una apuesta fresca, tanto en sus ideas como en su ejecución.

La premisa principal de este film trata sobre Miles Morales, un adolescente afroamericano que vive en Brooklyn. Siguiendo el rastro de Peter Parker deberá aprender a ser Spider-Man con la ayuda de sus análogos que provienen de realidades alternativas. Juntos deberán combatir a Kingpin, quien va a poner en peligro la estabilidad de los distintos universos.

spider-man-into-the-spider-verse-2018.jpeg
La figura de Miles no solo se aplica a los adolescentes sino a cualquier tipo de persona.

Esta idea de las múltiples realidades no es una mera excusa para poner a todos los Spider-Man en una sola película. Tiene sentido y aporta un nuevo enfoque a la fórmula que tanto se ha repetido en las películas anteriores.

Este concepto está basado en el proceso de Individuación de Carl Jung, figura clave de los inicios del psicoanálisis. Para el psicólogo suizo, este proceso nos lleva a diferenciarnos y constituir la particularidad que define la esencia de cada persona. En pocas palabras, encontrar lo que nos hace únicos y así diferenciarnos del resto del mundo.

Para hacerlo, Jung cree que debemos formar nuestra personalidad a través de varios pasos. El más importante es el reconocimiento de la sombra y su implementación en nuestra personalidad. Todos aquellos rasgos que ocultamos y que no mostramos al mundo, pero que son innatos en nosotros.

En el film, esto está representado por las figuras del padre y su tío. El padre, que es policía, representa todo aquello referente a la sociedad y el orden. Aquello que se debe hacer para seguir “el buen camino”. Por otro lado, su tío representa para Miles la liberación de nuestro ser, el desorden y lo que está fuera de lo establecido.

tiodeMiles.JPG
Su tío es una figura clave para el crecimiento de Miles y que contrasta con su padre.

Al inicio de la película se nos da a entender que el protagonista, un adolescente, óbviamente se ve obligado a hacer lo que sus padres le dicen. Siente que no tiene control sobre su vida. Ir a una buena escuela y centrarse en seguir sus estudios son aspectos vitales para sus padres.

Pero en este proceso, también están limitando algo innato que existe en el interior de su hijo, su vertiente más artística, que expresa a través de los graffiti y que su tío si que reconoce. Encontrar el equilibrio entre ambos mundos será clave para madurar y encontrar su propio camino.

Otro aspecto clave en este proceso de Individuación son los distintos Spider-Man que provienen de otras realidades y que representan el concepto de arquetipo.

Los arquetipos son la forma que le es dada a algunas experiencias y recuerdos de nuestros primeros antepasados. Estos suelen ser figuras recurrentes en la cultura popular y en los relatos en cualquier medio, sea cine o literatura. Esto quiere decir que no nos desarrollamos de manera aislada al resto de la sociedad, sino que nuestro contexto cultural también nos influye de forma interna. Nos transmiten esquemas de pensamiento y experimentación de la realidad para saber como afrontar nuestras vidas.

b14fe9712d47eb4fcd5dcf974b1e34cd.jpg
Las distintas “Spider-Personas” representan distintos arquetipos y estilos de dibujo.

El primer Spider-man, Peter Parker, representa el máximo ideal y reúne todas las cualidades que debe tener un super héroe. Es el final del proceso de Individuación.

Una vez este muere al inicio de la película, la presión para ser su relevo cae sobre los hombros de Miles Morales. Con la ayuda de los distintos arquetipos representados por los Spider-Man de las realidades alternativas, tendrá las herramientas necesarias para convertirse en el siguiente Spider-man y así alcanzar su propio ideal.

El éxito de Spider-Man: Into the Spider-Verse no solo reside en su cinematografía, su animación o su historia. Su logro pasa por saber llevar a cabo una idea tan compleja de forma tan brillante, fresca, y que pueda ser entendida tanto por pequeños como adultos.

Por ejemplo, el hecho de que Miles lleve la bamba sin atar del todo es algo que él ha decidido y sobre lo que tiene poder. En un mundo en el que siente que no tiene control de lo que quiere hacer o ser, tiene una forma sutil de decirnos; aquí estoy y este soy yo, aunque ahora mismo no pueda ser quien quiero ser.

Milescordonesbamba.JPG
Los detalles como los cordones desatados de las bambas de Miles añaden contrastes interesantes y sutiles.

La historia llega a un punto de inflexión cuando su tío, junto a todos los ideales que este representa, muere cuando Miles descubre que su tío era el Merodeador, uno de los secuaces de Kingpin.

En este momento Miles entiende dos cosas. Uno; no se puede salvar y arreglar todo en esta vida. Dos; va por el buen camino, tiene potencial y es capaz de tomar las decisiones correctas. Tan solo le falta dar ese salto de fe necesario para convertirse en quien quiere ser.

Aquí también entra en juego el consejo que le da Peter B. Parker, uno de los Spider-Man alternativos que hace de figura paterna. Este le enseña algo vital diciéndole que para comprender a la gente siempre mire las manos, no la boca.

Cuando alguien es quien debe ser, lo demuestra a través de sus acciones y no de sus palabras. Las manos son la herramienta con la que actuamos en el mundo. Es solo a través de lo que hacemos, y no de lo que decimos, que definimos quien somos. Esta idea no solo se aplica a los adolescentes sino a cualquier persona, sea cual sea su contexto.

GrafitiMiles.JPG
El graffiti “Sin expectativas” de Miles hace referencia a la libertad representada por su tío.

Para llevar a cabo este proceso, hace falta confiar en nuestros instintos, y en propias palabras de Peter B. Parker, dar un “salto de fe”. Evidentemente no vamos a saber como hacer todo lo necesario para alcanzar ese ideal desde el principio.

Recorriendo el camino es como descubrimos la manera de hacer esas cosas, ya sea saltar entre rascacielos o dedicarnos a lo que nos gusta. Si no confiamos en ese proceso, solo veremos destellos de nuestro potencial el cual ni si quiera podremos controlar (algo que le sucede a Miles durante toda la película).

La individuación no se expresa solo a través de la historia y los personajes. Por ejemplo, cerca de la mitad de la película, Miles mira a uno de los trajes de Spider-Man en el sótano de la tía May. El reflejo de su cara no llega a la altura de la cara del traje.

Más tarde, justo antes de llegar al clímax de la película, vuelve a este mismo sótano, pero en esta ocasión su cara ya alcanza la altura del símbolo de la figura de Spider-Man. Ya está preparado para dar ese salto de fe y poder salvar a la ciudad.

Milesreflection.JPG
De forma visual se da a entender que Miles por fin está listo para alcanzar su ideal.

Ese salto es literal, y lo hace desde un rascacielos en uno de los mejores planos de toda la película al ritmo de What’s up danger, de Blackway & Black Caviar. Miles cae al vacío y la cámara se pone boca abajo, invirtiendo la imagen. A través de su caída se alza hacia arriba, alcanzando su ideal y pudiendo usar todo su potencial.

ejoct18n4w521.jpg
Uno de los mejores planos de la película que juega con la perspectiva de la cámara.

Como salta a primera vista, el otro aspecto que hace tan revolucionaria a esta película es su animación. Es excelente, fresca, pop, flashy, con transiciones originales y dinámicas que son una delicia para los ojos. Es como ver un cómic en movimiento que entremezcla distintos estilos de dibujo en uno solo de forma brillante.

Su animación no solo es atractiva y compleja en el mero sentido estético. Viene acompañada y justificada por una gran idea, historia y personajes que rebosan de personalidad y profundidad sin la necesidad de hacer un film innecesariamente largo o complicado.

estilocomicspiderverse.JPG
De forma visual se resaltan las distintas influencias sobre Miles, que se entremezclan con los múltiples estilos de dibujo.

La música, compuesta de temas de rap y hip hop, también acompaña de forma adecuada a la historia y la animación. Podemos oír canciones que el propio Miles escucharía y que describen a la perfección cada momento en el que se encuentra durante su viaje personal, dejándonos algunas de las escenas más memorables como ese salto de fe del que hemos hablado.

Como Peter B. Parker le dice a Milles, Spider-Man debía dar un salto de fe para alcanzar su propio ideal y ser quien debía ser, una de las mejores películas del género y que replantea lo que se puede hacer con la animación 3d y 2d cuando se pone en las manos correctas.

El final de la película resume y cierra perfectamente la idea principal de esta obra maestra:

“Nunca imaginé que podría ser nada de esto, pero puedo. Cualquiera puede usar la máscara. Tú puedes usar la máscara. Y si antes no lo creías, espero que ahora sí.”

 

Fuentes

https://psicologiaymente.com/psicologia/arquetipos-carl-gustav-jung

https://www.imdb.com/title/tt4633694/

 

2 comentarios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: